15.4.22

thumbnail

Conceptos Básicos de Contabilidad - La Depreciación

Posteado por EquipoJC  | No comments

La Depreciación: 

A través del tiempo y el uso, los activos van sufriendo desgaste o pérdida de valor que es contabilizada por medio de la depreciación. La depreciación es el reconocimiento del costo de un activo en tiempo de vida útil que tiene. 

La depreciación no implica un desembolso de dinero o efectivo, pero se le considera como un gasto debido al principio de asociación: identificar los ingresos con sus respectivos gastos.

Se deben considerar los siguientes factores para la aplicación de los distintos métodos de depreciación:

Costo del activo: Es el costo total en que se incurre para obtener el activo fijo. Por esta razón, incluye, además del desembolso por el activo propiamente dicho (su precio), el pago del transporte que se utilizó para recoger el activo y llevarlo al lugar donde operará, el pago por ponerlo en funcionamiento, el pago de impuestos, el pago de alguna comisión, etc. 

Valor de rescate, de desecho o de salvamento: Es el valor estimado que se pretende recuperar por el activo cuando termine su vida útil para la empresa. El costo depreciable es la diferencia entre el costo del activo y el valor de rescate. 

Vida útil: Es un periodo estimado durante el cual se espera que la empresa reciba beneficios por la posesión del activo. Éste no coincide, necesariamente, con su vida física. 

Métodos de depreciación: 

El cálculo de la depreciación debe seguir un patrón determinado para evitar problemas de mala interpretación de los estados financieros y la manipulación de la contabilidad con el fin de evadir impuestos. 

Línea Recta:

Este método se encuentra íntimamente relacionado con la vida útil del activo y asume que éste genera beneficios constantes a través del tiempo, por lo que el cargo de la depreciación es también constante. De esta forma, el método implica que el activo fijo pierde valor por el paso del tiempo y no por la intensidad de su uso. 


Depreciación acelerada:
Los métodos de depreciación acelerada reconocen gastos por depreciación mayores en los primeros periodos de vida útil del activo y, al igual que el método de línea recta, pone énfasis en el desgaste del activo a través del tiempo. 

Una consideración a favor de los métodos de depreciación acelerada es que, como los gastos por reparación de un activo fijo aumentan con el paso del tiempo, el total de gastos por depreciación y reparación será más uniforme durante toda la vida útil del activo fijo. 

a) Suma de número (años) dígitos
Produce un monto de depreciación decreciente a lo largo del tiempo. Consiste en sumar los dígitos de los años de vita útil del activo y utilizar esta suma como denominador de la tasa de depreciación. El numerador es el número de años de vida estimados que le restan al activo fijo. 


donde (n) es el número total de años de vida útil del activo e (i) es el número de años de vida útil que le restan al activo fijo. Nótese que el denominador es la fórmula que se utiliza para calcular una suma de números consecutivos empezando por 1. 

b) Método del saldo decreciente 
La tasa de depreciación se aplica sobre el valor neto en libros y no sobre el costo depreciable. La tasa de depreciación bajo este método es la de línea recta, pero multiplicada por un factor de aceleración. En Estados Unidos este factor oscila entre 150% y 200%.

c) Método de porcentaje fijo sobre el saldo
La tasa depreciación también se aplica sobre el valor neto en libros del activo, pero empezando con el valor total del activo sin descontar el valor de rescate. La tasa de depreciación que se utiliza es la siguiente: 

Fuente: Conceptos básicos de Contabilidad
Autor: Arlette Beltrán y Hanny Cueva

LeerMás»

7.1.22

thumbnail

Interpretación de los EEFF y Monitoreo de la Gestión a través de los Indicadores Financieros

Posteado por EquipoJC  | No comments

¿Qué son los Estados Financieros?

“Documentos que debe elaborar la Entidad Financiera, para conocer la situación financiera y los resultados económicos obtenidos en la gestión operativa a lo largo de un período determinado”.
Los EEFF se deben elaborar de acuerdo al Manual de Contabilidad y otras disposiciones establecidas por la SBS, pudiendo adecuarse a NIIF.
Se usan para seguir la pista del valor monetario de los bienes y servicios que entran y salen de la entidad.
Ofrecen una forma de vigilar tres condiciones financieras básicas de la entidad:

1. La Liquidez: Capacidad para convertir los activos en dinero efectivo y cumplir con obligaciones corrientes.
2. Situación Financiera: Equilibrio en el corto y largo plazo entre endeudamiento y capital contable.
3. Rentabilidad: La capacidad para obtener utilidades en forma constante a lo largo de un período. 

✓ Los Estados Financieros son informes que utilizan las Entidades Financieras para dar a conocer la situación económica y financiera y los cambios que experimenta la misma a una fecha o periodo determinado.
✓ Estos Estados Financieros (Estado de Situación Financiera, Estado de Resultados, Estado de Flujos de Efectivo y Estado de Cambios en el Patrimonio Neto) se preparan de acuerdo con reglas establecidas por la Contabilidad.
✓ El análisis de los Estados Financieros implica una comparación del desempeño de la entidad financiera en el tiempo, así como una comparación con otras entidades financieras que participan en el
mismo sector.
✓ Este análisis se realiza para identificar los puntos débiles y fuertes de la entidad financiera.

El Balance General o Estado de Situación es un informe contable que refleja la situación económica y financiera de una entidad financiera en un momento determinado. El estado de situación financiera se estructura a través de tres conceptos, el activo, el pasivo y el capital, desarrollados cada uno de ellos en grupos de cuentas contables generalmente aceptadas.


El Estado de Resultados, también conocido como Estado de Ganancias y Pérdidas, es un estado financiero conformado por un documento que muestra detalladamente los ingresos, los gastos y el beneficio o pérdida que ha generado una entidad financiera durante un periodo de tiempo determinado.



Comprensión de las Principales Cuentas del Balance General y Estado de Resultados en Entidades Financieras

Balance General  o Situación Financiera 


Estado de Resultados




LeerMás»

15.10.21

thumbnail

Lavado de Activos

Posteado por EquipoJC  | No comments


¿Qué es Lavado de Activos?
Es un delito autónomo, conocido también como blanqueo, reciclaje de dinero sucio, receptación u ocultamiento de dinero ilícito, etcétera. Se define como un proceso en el cual se realizan una o varias operaciones financieras realizadas por personas naturales y/o jurídicas para ocultar o distraer el origen ilegal de los recursos. Por lo general, estos provienen de actividades ilícitas, como el narcotráfico, delitos contra la fe pública, trata de blancas, comercio de armas, evasión tributaria, terrorismo, corrupción, etcétera.

Perfil del Lavador de Activos 
La organización o personas que realizan actos de lavado de activos no buscan la rentabilidad de sus inversiones. Su objetivo es ocultar o distraer el origen de los fondos buscará dar apariencia de legalidad o legalizar bienes de origen ilícito proviene de actividades legales que le sirven de fachada a su accionar ilícito, que en muchos casos provienen de delitos graves, como el tráfico ilícito de drogas, la extorsión, el secuestro, la trata de personas y la minería ilegal.
 
Etapas del Proceso de Lavado de Activos
El proceso del lavado de activos, por lo general, consta de tres etapas:

Colocación: En esta etapa, se busca colocar el dinero ilegal al circuito formal de la economía. Por lo general, se utilizan los productos y/o servicios establecidos por las empresas de ahorro y crédito, así como otros tipo de empresa. El objetivo es que el dinero sucio ingrese al sistema financiero o sector real de la economía, para que una vez dentro puedan continuar con su proceso de lavar el dinero ilegal.

Diversificación: Aquí el propósito es efectuar diferentes transacciones para confundir, ocultar o distraer el origen ilegal de los recursos, que previamente fue introducido en las empresas. Se trata de alejar el dinero o recursos ilícitos todo lo posible de su originador, y tratar de no dejar rastros que permitan unir el origen del dinero ilícito con los responsables de la organización criminal.

Integración: En esta etapa, por lo general, se integran todos los fondos que previamente han sido «lavados» mediante diferentes transacciones legales buscando que las mismas tengan una apariencia de legalidad. Esta es la etapa donde el dinero ilícito regresa a quien lo originó de manera ilícita, pero esta vez con cierto manto de legalidad.

Tipologías
Las empresas de ahorro y crédito están obligadas a conocer las principales tipologías utilizadas por las organizaciones vinculadas al lavado de activos. 
  • Uso de recursos ilícitos o no justificados destinados u obtenidos de la inversión en el sector minero.
  • Depósitos y/o transferencias fraccionadas de dinero ilícito o no justificado.
  • Fondos ilícitos o no justificados canalizados a través de productos o instrumentos financieros y/o de inversión.
  • Utilización de empresas de fachada.
  • Arbitraje cambiario nacional y/o internacional o mediante transporte de dinero ilícito o no justificado.
  • Uso de identificación o documentos falsos o utilización de testaferros 
  • Reclutamiento de personal para realizar operaciones financieras por encargo (pitufeo).
  • Fondos ilícitos o no justificados canalizados a través del sistema de las empresas de transferencia de fondos (ETF).
  • Transferencias remitidas o recibidas al o del exterior producto de exportaciones o importaciones ficticia de bienes, no concordantes o relacionadas con mercancías sobrevaloradas.
  • Utilización de fondos ilícitos o no justificados para disminuir el endeudamiento o capitalizar empresas legitimas.
  • Uso de recursos ilícitos o no justificados en la adquisición de bienes muebles e inmuebles.
  • Uso de recursos ilícitos o no justificados destinados a la inversión en el sector construcción o inmobiliario. 
Una descripción más detallada de los métodos más usuales de lavado de activos son los siguientes:

Pitufeo o trabajo de «hormiga». Pequeños e imperceptibles depósitos que difícilmente se relacionan con la propiedad de una sola persona. Uno o varios individuos (pitufos) hacen múltiples transacciones que individualmente son de baja cuantía (inferiores a 5 mil dólares), pero en conjunto constituyen una suma importante. Se reclutan personas de diferente perfil no relacionadas entre sí.

Complicidad de un funcionario. El poder corruptor llega a los funcionarios y deriva en una conducta dolosa, impropia o negligente. Permite que la operación financiera sea utilizada para el lavado de activos (omite intencionalmente la aplicación del principio «conoce a tu cliente», sin llenar el formulario o llenarlo con datos falsos o exceptuar indebidamente al cliente).

Uso indebido de las excepciones de registro de operaciones en efectivo. El lavador puede utilizar estas cuentas para burlar controles. A veces puede ser  una persona de buena reputación con negocio conocido. Una buena política es no exceptuar a personas naturales.

Garantía de préstamos. Usa como garantía colateral depósitos constituidos sobre fondos de procedencia ilícita (certificados de depósito, valores, etcétera). El lavador obtiene préstamos totalmente legales para adquirir bienes inmuebles, comercios u otros negocios. Para perfeccionar el lavado, el delincuente deja de pagar el crédito y solicita que se «cancelen» con el depósito en garantía. Así, se transforma el dinero sucio y la conexión con su verdadero origen se hace menos evidente.

Empresas de fachada o de papel. En ambos casos, los lavadores utilizan empresas legalmente establecidas o que solo existen de membrete. Se usan para enmascarar el movimiento de fondos ilícitos o disfrazando a sus verdadero dueños por medio de representación nominal. El lavador adquiere empresas ya existentes o las constituye con toda la documentación requerida y con «ellas» pretende justificar la apertura de cuentas, la transferencia de recursos y todo tipo de actividades financieras como si se tratase de una empresa real.

Compra de bienes o instrumentos monetarios. El lavador suele cambiar los productos del ilícito en diferentes formas, a menudo en rápida sucesión. Puede adquirir cheques de gerencia con giros bancarios o cambiar giros por cheques de viajero. Los productos se hacen más difíciles de rastrear. Un millón de dólares en billetes de baja denominación puede pesar varios kilos y ellos se pueden convertir 
en un título valor que pesa gramos.

Transferencias telegráficas o electrónicas. El lavador utiliza los circuitos financieros nacionales e internacionales, que están interconectados, para trasladar fondos a cualquier parte del mundo. Estas transferencias suelen justificarse como producto de pagos de comercio exterior, servicios de la deuda o abonos a capital de un crédito concedido por un banco extranjero o por la distribución de supuestas 
utilidades. 

Venta fraudulenta de bienes inmuebles. El lavador compra por menor valor una propiedad y paga la diferencia al vendedor, en efectivo, o «bajo la mesa». Posteriormente, el lavador revende la propiedad para justificar sus ganancias.

Compra de empresas quebradas o en dificultades. El lavador puede intentar apoderarse de empresas tradicionales y bien reputadas que se encuentran en problemas económicos y suministrarles recursos frescos («fondearlas»). Con esta operación, busca hacerse el control de la empresa. Procura que esta realidad no se refleje en los documentos sociales. Así, los anteriores dueños siguen apareciendo como titulares de la empresa, sin serlo, con lo cual logra pasar desapercibido a las autoridades. 

Fundaciones sin ánimo de lucro y donaciones. La fuente de recursos (donaciones) y el anonimato de los donantes permiten una fachada para canalizar bienes, independientemente de su origen. Las donaciones se transfieren por mera liberalidad de una persona donante y el lavador de activos puede operar como donante o donatario, según pretenda transferir los bienes. La donación en sí aparece como justificación de la transferencia, sin que haya ninguna contraprestación a cambio. 

Fuente: La Gestión del Riesgo de Lavado de Activos 
Saúl Vela Zavala 
LeerMás»

29.6.21

thumbnail

Criterios de Evaluación para el Otorgamiento de Créditos

Posteado por EquipoJC  | No comments

La normativa relacionada a la gestión de créditos, afirma que existen como mínimo dos criterios básicos, que juntos y bien aplicados, nos permiten responder las preguntas con relación al otorgamiento del crédito, estos criterios están referidos a la capacidad de pago y los antecedentes crediticios del solicitante del crédito.


Capacidad de pago
La capacidad de pago, considera los aspectos “objetivos” en la evaluación crediticia, se determina a través de varias herramientas de gestión, principalmente el diseño y análisis del flujo de caja del solicitante del crédito.
En ese sentido, la capacidad de pago, se constituye en el primer criterio fundamental para el otorgamiento del crédito.

Antecedentes crediticios
Los antecedentes crediticios consideran los aspectos “subjetivos” en la evaluación crediticia, se determinan a través de todas las fuentes de información que muestren si el solicitante del crédito ha cumplido y/o cumple todos sus compromisos contractuales, ya sean crediticios, comerciales, tributarios, etc., con sus acreedores sin ningún problema. 

Una de las fuentes de información más relevante, pero no la única, para evaluar los antecedentes crediticios del solicitante son las centrales de riesgos. Sin embargo, la verificación, contrastación y visita a la unidad comercial y/o familiar es una fuente importante de información de tipo cualitativo que el analista no debe desaprovechar, ya que una buena comprensión de estos hechos enriquece la evaluación y permitirá tomar la mejor decisión conociendo el riesgo crediticio de manera razonable.
En ese sentido, los antecedentes crediticios se constituyen en el segundo criterio fundamental para el otorgamiento del crédito.

Sin embargo, el conocimiento de la capacidad de pago y los antecedentes crediticios no son los únicos criterios que se deben llevar a cabo a fin de determinar si le otorgamos el  crédito al solicitante del crédito. Existen otros criterios, los cuales podemos clasificar por el tipo de deudor, es decir, deudor no minorista y deudor minorista.
Para deudores no minoristas, de manera complementaria a los dos criterios fundamentales, podemos añadir los siguientes criterios de evaluación:

• Evaluación de la situación económica y financiera.
• Evaluación del cambio de patrimonio neto.
• Evaluación de proyectos futuros y aplicación de los indicadores del presupuesto de capital.
• Evaluación del entorno económico, sectorial y regional.
• Evaluación de la capacidad de hacer frente a sus obligaciones ante variaciones cambiarias o de su entorno comercial, político o regulatorio.
• Evaluación de las garantías.
• Evaluación de los posibles efectos de los riesgos financieros relacionados a los descalces en moneda, plazos y tasas de interés de los estados financieros de la empresa deudora y que pueden repercutir en su capacidad de pago, incluyendo a las operaciones con instrumentos financieros derivados.
Mientras que para deudores minoristas, de manera complementaria a los dos criterios fundamentales, podemos añadir los siguientes:
• Importe de sus diversas obligaciones. 
• Monto de las cuotas asumidas para con la empresa financiera.

Especialmente, en lo que respecta a créditos a la microempresa y pequeña empresa, 
considerando la naturaleza de los clientes que los solicitan, la aplicación de las herramientas de gestión, tiene que complementarse con diferentes esquemas de cruces de información, donde el contacto personal entre la empresa y el potencial prestatario permitan, entre otros aspectos, generar información sobre el flujo de ingresos y egresos de la familia y empresa familiar y sobre el entorno social y económico del mismo, con el fin de evaluar la capacidad y voluntad de pago del cliente potencial.

Fuente: Herramientas Financieras en la Evaluación del Riesgo de Crédito
Saúl Vela Zavala
LeerMás»

Entradas Populares

© 2013 Gestión Empresarial. Distributed By JC | WP Cachicadán converted by Cachicadán
Gestión Empresarial. Proudly Powered by Blogger.
back to top